Algunos factores clave que debe considerar antes de construir su nave industrial son los siguientes:

Revisión de licencias – Debemos asegurarnos de conocer y revisar bien la información incluida en el plan de ordenación municipal, haciendo las gestiones y consultas pertinentes ya que debemos asegurarnos de si el edificio y el uso que va a dársele está permitido dentro de la parcela, este análisis previo nos ahorra muchos contratiempos en el futuro y cambios sobre el proyecto.

Concepto previo – Dependiendo de su finalidad las naves industriales tienen características muy diferentes entre ellas. Conociendo la actividad, las dimensiones totales, podemos hacernos a una idea de la distribución interior, del numero de puertas y ventanas así como de la altura. Por ejemplo, un detalle muy importante son las dimensiones de las puertas tanto interiores como exteriores, las puertas deben tener el tamaño correcto para que la maquinaria que se pueda utilizar puedan desplazarse correctamente para desenvolver la actividad.

Cuando se trata de altura, hay dos aspectos principales:

Altura total medida en el exterior – La altura total está regulada por las leyes de zonificación, además la altura generalmente tendrá impacto en las decisiones de diseño. Hay que tener en cuenta que la altura sea suficiente para desenvolver las actividades que se lleven a cabo, en caso de una altura excesiva en el caso, por ejemplo, de un almacén, puede ocurrir que para que se pueda acceder a ella sea necesario disponer de una maquinaria con la que no se contaba.

Azotea – Las dimensiones del edificio son un factor muy importante a la hora de escoger un tipo de techo, existen diversas opciones de techos y es importante tener el que mejor se adapta a tus necesidades. La construcción de “pendiente única” comienza con una pared lateral más alta que la otra y el techo simplemente se inclina desde la pared alta a la inferior. Los techos “pórtico” tienen un pico más tradicional, con el techo bajando a ambos lados. Cuando se trata de la altura de su techo, por lo general se expresa como una proporción. Por ejemplo: 1:12 es el tipo de techo más plano, subiendo 1 “por cada 12” de ancho. 4:12 es generalmente la inclinación más escarpada disponible para las naves industriales.

Últimos pasos previos:

Proyecto – Una vez que el diseño básico esté completo y tengamos claras las ideas, realizaremos los planos necesarios para el desarrollo completo.

Contactanos – Ahora ya sabes cual es nuestro modo de trabajar, si quieres contar con nuestra experiencia para ejecutar tu nave industrial, no dudes en contactar con nosotros.